Invertir en oro en el extranjero

 

Las inversiones de oro fuera de España no se incluyen en la declaración de bienes y derechos situados en el extranjero

 

En la consulta vinculante V2075/2017 emitida por la Dirección General de Tributos con fecha 03/08/2017 se indica que en la declaración de bienes y derechos situados en el extranjero (modelo 720 que se presenta en el mes de marzo) solo se incluyen las cuentas financieras de cualquier tipo y los bienes inmuebles y derechos sobre los mismos de los que sean titulares los residentes en España. Por lo tanto no existe obligación de informar sobre determinados bienes tales como obras de arte, lingotes de oro, o joyas, al no tener la consideración de cuenta financiera.

El caso concreto de la consulta es el de una persona que ha comprado oro físico a través de una empresa domiciliada en Londres y que permite a los particulares, mediante el acceso a una plataforma en internet gestionada también desde Londres, la compra y venta de oro físico, el cual queda almacenado en cámaras acorazadas, todo ello previa tranferencia de fondos desde una cuenta bancaria en España, que es la cuenta en la que se recibirán los fondos cuando quiera retirar el dinero. En la consulta la DGT contesta “Por tanto, la adquisición del oro no conlleva la existencia de saldos monetarios en el exterior disponibles para el consultante y en consecuencia, el oro que haya comprado no deberá ser objeto de declaración en el modelo 720”.

No obstante, aunque no exista obligación de declararlo en este modelo, sí que existe la obligación de declararlo en el Impuesto de Patrimonio puesto que este impuesto grava todos los bienes del contribuyente, tanto los situados en España como en otras partes del mundo. El no tener que declararlo en el modelo 720 hace que sea un poco más difícil para la AEAT el controlar que se incluyan en otras declaraciones.